Las autoridades sanitarias investigan 4 casos en Jalisco de la que podría ser una nueva cepa de Covid-19 originada en México.

Fuente: Muy Interesante

El director del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE), Ruy López Ridaura, dio a conocer el domingo 31 de enero la investigación en curso de una mutación del SARS-Cov-2 identificada en al menos cuatro personas en Jalisco.

Aunque al principio las autoridades sanitarias sospecharon que se trataba de la variante aparecida en Sudáfrica, esta hipótesis fue descartada rápidamente y según López Ridaura, el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) continúa realizando investigaciones para conocer el ‘peso epidemiológico’ de esta mutación; es decir, si es más contagiosa o agresiva que las variantes conocidas hasta el momento.

En un comunicado, la Universidad de Guadalajara explicó que la mutación E484K, encontrada por primera vez en Brasil el 6 de enero de 2021, fue detectada en los cuatro casos estudiados de Jalisco; no obstante, aún son necesarios más estudios para saber si existen más mutaciones para caracterizar esta variante como una cepa de Covid-19 que se transmite entre la población mexicana.

Las mutaciones genéticas y el coronavirus

A pesar de que la palabra ‘mutación’ pueda resultar escandalosa y preocupante cuando se trata de Covid-19, lo cierto es que se trata de un proceso común en todos los virus con material genético ARN, como el nuevo coronavirus.

Las mutaciones ocurren en el SARS-CoV-2 y otros virus debido a que sus genomas son pequeños y poseen un sistema menos sofisticado para corregir los fallos que cometen durante la replicación y el copiado de su información genética.

Como regla general, las decenas de miles de mutaciones del coronavirus no resultan más agresivas, contagiosas o letales, sino todo lo contrario: se trata de defectos genéticos que están condenados a desaparecer e incluso hacen al virus menos eficientes para contagiar que otras variantes.

Virus with RNA molecule inside. Viral genetics concept. 3D rendered illustration.

Sin embargo, existe una pequeña posibilidad de que una de esas mutaciones producida en las proteínas que permiten su entrada a las células, desarrolle un mecanismo más eficiente para lograr su cometido y por lo tanto, aumentar su capacidad de contagio.

Tal es el caso de la cepa británica conocida como B117 y  las cepas sudafricana y brasileña, que en poco tiempo se convertirán en la variante dominante de la pandemia, produciendo la mayoría de nuevos contagios, tal y como ocurrió con la cepa D614G en julio pasado.

No obstante, hasta ahora no existe evidencia suficiente que demuestre que alguna de las nuevas variantes del virus resulta más letal o bien, que resulte capaz de evadir la inmunidad que producen las vacunas desarrolladas y aplicadas hasta el momento.