El hallazgo de una proteína del cáncer que indica qué tumores están ‘encendidos’ podría  dar pie a terapias para mantenerlos ‘apagados’ para siempre.

Fuente: Muy Interesante México

Un equipo de científicos del Instituto de Investigación Lunenfeld-Tanenbau, en Canadá, encontró una proteína específica que enciende el cáncer en el cuerpo humano. No se limita a un tipo de afección cancerosa específica, sino que parece ser común para todas las variantes observadas por la medicina hasta el momento. Estos fragmentos proteicos se esconden en los tumores, y son los factores determinantes para que produzcan un daño en el cuerpo.

El estudio fue publicado por la revista Cancer Cell, y categoriza por primera vez a los tipos de cáncer en dos grandes grupos. Aquellos que cuentan con la presencia de la proteína Yes-Associated Protein (o YAP, por sus siglas en inglés), y aquellos que no la tienen. Después de meses de estudio genético, los investigadores se percataron de que localiza en los tumores, con un marcador específico que la ‘activa’ o ‘apaga’.

El estado de actividad o reposo de la proteína YAP en el cáncer determina, también, la resistencia de la enfermedad a ciertos tratamientos No sólo eso: podría ser la clave para que fármacos específicos tengan resultados más exitosos:

“YAP no solo se encuentra activado o desactivado, sino que presenta efectos opuestos a favor o en contra del cáncer en ambos contextos”, apunta el líder del proyecto, Rod Bremner. “Por lo tanto, los cánceres ‘YAP-on’, en los que la proteína se encuentra activada, necesitan a YAP para crecer y sobrevivir. Por el contrario, los cánceres ‘YAP-off’ dejan de crecer cuando lo activamos”.

Las señales de ‘activo’ hacen que las células cancerosas se peguen con más facilidad. Por el contrario, cuando el YAP se encuentra ‘apagado’, los microorganismos malignos no tienen la misma conducta. Por esta razón, asegura Bremner, podría ser que esta proteína del cáncer pudiera servir como un ancla para que ciertos medicamentos sean más efectivos.

“Esta regla binaria y simple que descubrimos podría exponer diversas estrategias para tratar muchos tipos de cáncer que caen en las superclases YAP-off o YAP-on”, explica Del Pearson, coautor del estudio. La letalidad de los tumores cancerígenos, tal parece, puede desactivarsesi logramos un entendimiento más completo de la proteína YAP. Así, podrán desarrollarse nuevos tratamientos contra los diferentes tipos de cáncer que existen.