Los nuevos paradigmas que están surgiendo permiten obtener un mejor conocimiento del tipo de nutrición y estilo de vida que debe llevar una persona.

Fuente: Forbes México

A diferencia de épocas pasadas en las cuales se pensaba que los biotipos estaban definidos por la genética, ahora se sabe que en realidad son respuestas adaptativas de acuerdo al estilo de vida de cada persona. Así lo comenta Horacio Astudillo de la Vega, director Científico de Nanopharmacia Diagnóstica, durante una interesante conversación con Forbes Life.

Para el especialista ramas como la nutrigenética, nutrigenómica y nutriepigenómica están transformando la forma de entender cómo una persona puede tener una respuesta adaptativa adecuada o inadecuada a la forma de llevar su vida y que esto genere la aparición de distintos padecimientos de la salud.

Antes, se pensaba que la complexión física de una persona iba a estar determinada desde su nacimiento y era herencia de sus padres; los nuevos paradigmas apuntan a que un individuo puede aprovechar su propia genética para entender cómo tener un cuerpo y peso más saludables.

GENÉTICA Y ESTILO DE VIDA

Una persona puede tener genes casi perfectos; si no lleva un estilo de vida adecuado se producirán respuestas adaptativas que vayan ligadas al tipo de nutrición.

“Hoy sabemos que esos biotipos que antes pensábamos que estaban definidos genéticamente en realidad son respuestas adaptativas al estilo de vida”

Horacio Astudillo de la Vega, director Científico de Nanopharma Diagnóstica

Por ejemplo: una dieta alta en carbohidratos, baja en proteínas o alta en grasas saturadas con el paso del tiempo provocará que el cuerpo sufra un proceso de adaptación o compensación. Esto en primera instancia conseguirá detener el efecto nocivo, pero posteriormente se traducirá en distintos padecimientos de salud.

De igual forma, un hombre o mujer que sean muy correctos en su estilo de vida, quizá no sea suficiente para evitar la aparición de distintos padecimientos, si la genética no está de su lado. “Si los genes están comprometidos, aunque la gente no fume, no beba, haga ejercicio, se mantenga en su peso, la posibilidad de padecer algún tipo de enfermedad metabólica o cáncer es inherente”, resalta el entrevistado.

Es por ello que estos dos aspectos influyen, prácticamente, a partes iguales en la salud y el peso adecuado de cualquier individuo.

COMPONENTE GENÉTICO

Para aprovechar esto a nuestro favor, por su puesto el llevar un estilo de vida saludable es un tema no negociable, pero es posible sacarle mayor ventaja si cada persona conoce su componente genético.

A través de éste se puede entender mejor por qué tenemos este tipo de respuestas a la forma en cómo llevamos nuestra vida, no sólo en cuanto a nutrición, sino también horas de sueño, actividad física y niveles de estrés a los que estamos sometidos.

Para ello existen diversas formas de hacerlo, una es la prueba DNI consolidada por Nanopharmacia Diagnóstica. Por medio de ésta se puede definir la respuesta del metabolismo a las grasas, carbohidratos, intolerancia a ciertos grupos de alimentos, entre otros.

“Aun cuando podamos tener la genética más perfecta, no hay manera que ningún organismo pueda compensar las variaciones dañinas que tenemos en nuestro estilo de vida.”

Horacio Astudillo de la Vega

Con este tipo de conocimientos un nutriólogo o especialista podrá determinar cuáles son las modificaciones que debe llevar a cabo una persona para nutrirse mejor, de acuerdo a su perfil genético.

“También se puede determinar el riesgo de tener alguna enfermedad. Por ejemplo, podemos predecir quién tiene mayor predisposición a padecer diabetes si lleva una dieta alta en carbohidratos, o quién los metaboliza mejor y se puede dar el lujo de comer un poco más de azúcares, del promedio recomendado”, explica Horacio Astudillo de la Vega.

Es decir, teniendo este conocimiento las personas lo aprovecharían a su favor para perder o ganar peso, sabiendo qué alimentos deben de consumir.

Esto se logra al integrar un modelo de intervención que sea adecuada para una persona de forma particular, sin olvidar –agrega el especialista– que no sólo la dieta va a definir un mejor estado biológico, es parte de un complemento, el cual también involucra de manera importante el estilo de vida.