1 de cada 3 pacientes con COVID-19 grave se han salvado tras la aplicación de la terapia alternativa ‘Regen-Cov’ en el Reino Unido.

Fuente: Muy Interesante México

A casi año y medio de haber comenzado la crisis sanitaria global, un equipo de científicos en el Reino Unido desarrolló una terapia alternativa que es capaz de restablecer la salud en pacientes positivos por COVID-19. Además de devolverles la salud sin consecuencias negativas, el nuevo tratamiento ‘Regen-Cov’ ha mostrado ser efectivo para casos de infecciones graves por el virus.

Una terapia alternativa poderosa

La farmacéutica Regeneron desarrolló un fármaco que utiliza anticuerpos monoclonales para combatir las infecciones más graves de COVID-19. El mecanismo bajo el que opera se fundamenta en la adhesión de estos organismos al virus, de manera que evitan que continúe su propagación en el organismo.

Después de un ensayo clínico internacional, resultó ser que el Regen-Cov es capaz de rehabilitar a 1 de cada 3 casos severos de infección por coronavirus. Incluso si el paciente está hospitalizado, ha mostrado ser efectivo para contrarrestar los efectos destructivos de la enfermedad a nivel respiratorio.

De acuerdo con la BBC, esta terapia alternativa para neutralizar el virus es más funcional que el método amortiguador utilizado para inhibir la respuesta inflamatoria del cuerpo. Los costos para adquirir el tratamiento, sin embargo, son elevados. Se estima que pueda alcanzar los 2 mil 800 dólares, como máximo.

¿Qué riesgos elimina el Regen-Cov?

A burial takes place in an area reserved for COVID-19 victims at the Nossa Senhora Aparecida cemetery in Manaus, Brazil, on January 5, 2021. (Photo by MICHAEL DANTAS / AFP)

El estudio se llevó a cabo con 1,000 pacientes hospitalizados en el Reino Unido. A raíz de los casos de éxito en los que se aplicó el tratamiento, los científicos a cargo de probar esta alternativa concluyeron que no sólo reduce el riesgo de muerte, sino el tiempo de hospitalización y la necesidad de utilizar un respirador artificial.

La terapia considera al Regen-Cov y a un antiinflamatorio utilizado desde el inicio de la pandemia, la dexametasona. A pesar de la incertidumbre respecto a la funcionalidad de esta alternativa, parece ser que ambos medicamentos han salvado a un tercio de la población en la que fueron aplicados.

Los anticuerpos producidos en laboratorio han sido notablemente más efectivos que otros tratamientos. Lo más impresionante es que, a pesar de que los pacientes se encuentren en un punto crítico de la enfermedad, pueden recuperarse en poco tiempo. De esta forma, aseguran los científicos, la mortalidad por COVID-19 podrá reducirse significativamente.