Fuente: Muy Interesante

Médicamente se sabe que un cubrebocas o mascarilla común tiene un tiempo de vida de dos a tres horas, mientras que los cubrebocas de uso médico pueden durar de 3 a 7 días.

Por otro lado, una mascarilla quirúrgica ofrece cierta protección ya que bloquea las gotas de líquido. Sin embargo, no bloquean las partículas de aerosol más pequeñas que pueden pasar a través del material de la máscara.

Asimismo, los cubrebocas dejan los ojos expuestos y hay evidencia de que algunos virus pueden infectar a una persona a través de los mismo.

¿Usar un cubrebocas regular puede protegerme contra el nuevo coronavirus?

Si se trata de una máscara facial quirúrgica regular, la respuesta es «no», dijo a Live Science el Dr. William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee.

La mayoría de las opciones de papel que se usan no tienen un respirador para filtrar las partículas de aire infecciosas.

Si no se usan correctamente y son holgados, significa que las bacterias pueden acceder fácilmente a la nariz y la boca.

Una máscara más especializada, conocida como un respirador N95, puede proteger contra el nuevo coronavirus, también llamado 2019-nCoV. El respirador es más grueso que una máscara quirúrgica, pero Schaffner no lo recomienda para uso público, al menos no en este momento.

Esto se debe a que, en parte, es un desafío ponerse estas máscaras y usarlas durante largos períodos de tiempo, dijo.

Los especialistas reciben capacitación anualmente sobre cómo ajustar adecuadamente estos respiradores alrededor de la nariz, las mejillas y la barbilla, asegurando que los usuarios no respiren alrededor de los bordes del respirador.

«Cuando haces eso, resulta que el trabajo de respirar, ya que estás atravesando un material muy grueso, es más difícil. Tienes que trabajar para inhalar y exhalar. Es un poco claustrofóbico . Puede humedecerse y calentarse ahí adentro», dijo Schaffner.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de México:

  • El cubrebocas no debe tocarse ni manipularse durante uso.
  • Asimismo, después de usarlo desecharlo, y realizar higiene de manos.
  • En caso de humedecerse o ensuciarse con secreciones, debe cambiarse inmediatamente.

Por otro lado, de acuerdo con la norma europea EN 149, que regula el uso de productos sanitarios, los tapabocas se pueden categorizar en tres tipos:

  • FFP1: ofrece una eficacia de filtración del 78%, aproximadamente.
  • ​FFP2 (n95): ofrece una eficacia máxima en torno al 92%. Son las más demandadas por la comunidad china.
  • ​FFP3: ofrece una eficacia de filtración del 98%.

Para prevenir el Coronavirus, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el modelo n95.

Sin embargo, cabe destacar que la distribución de este tipo de tapabocas debe ser prioritariamente entre médicos que estén en contacto directo con pacientes sospechosos de tener COVID-19 o con gente cuyo contagio esté plenamente confirmado.

¿Por qué son mejores? Los cubrebocas n95 tienen fibras más gruesas que evitan el paso de mini partículas y por eso resultan más eficaces.

SI AL BUEN USO Y NO AL PÁNICO

Especialistas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han expresado que las personas que no están en el campo médico que usan las máscaras a menudo entran en contacto con gérmenes cuando la levantan para comer o deslizan sus dedos debajo de la máscara para sonarse la nariz, lo cual no debe hacerse.

La demanda de máscaras faciales impulsada por el pánico, es particularmente preocupante porque podría tener un efecto de «shock de suministro negativo» en el personal del hospital que necesita estas máscaras más que el público en general.

En una entrevista para The Independent, el Dr. Jake Dunning, jefe de infecciones emergentes y zoonosis [enfermedades infecciosas diseminadas entre humanos y animales] en el Public Health England, explicó:

«Las máscaras faciales deben usarse correctamente, cambiarse con frecuencia, retirarse adecuadamente, desecharse de manera segura y usarse en combinación con un buen comportamiento de higiene universal para que sean efectivas».

MÁXIMAS RECOMENDACIONES

  • Lavar constantemente las manos con agua y jabón.
    Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
    Estornudar en el antebrazo.
    Evitar el contacto cercano con personas que están enfermas.
    Desinfectar objetos y superficies que se tocan con frecuencia.
¿LAVAS TUS MANOS CORRECTAMENTE?

En cuanto a los dueños de mascotas que ponen máscaras en sus perros, no hay evidencia de que los perros puedan contraer el coronavirus, por lo que «no es necesario que haga eso», dijo Schaffner.

Las máscaras quirúrgicas se introdujeron por primera vez en los hospitales a finales de 1700, pero no hicieron la transición al uso público hasta el brote de gripe española en 1919.