La Secretaría de Salud (Ssa) arrancó este miércoles la campaña nacional de vacunación contra la influenza para la temporada otoño-invierno, en la que se espera aplicar más de 32 millones de vacunas, las cuales tuvieron un costo de más de mil 800 millones de pesos.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, garantizo que hay suficientes vacunas para la población mexicana, sin embargo, apuntó que estas vacunas no se aplican de manera universal a toda la población, sino que están dirigidas a la población de alto riesgo, como adultos arriba de 60 años, menores de 5 años, embarazadas y personas con enfermedades crónicas.

“El sector salud ha comprado cerca de 33 millones de dosis, en específico 32 millones 400, lo que, como bien lo señala él también, genera una inversión estatal sólo en vacunas de más de mil 800 millones de pesos en beneficio de la población mexicana”.

“La vacuna contra la influenza no se aplica de manera universal a todas las personas, la vacunación contra la influenza va dirigida contra lo que técnicamente llamamos poblaciones de alto riesgo de complicación (…) Sí garantizamos el abasto, de hecho estamos haciendo esta presentación pública, porque quisimos esperar a tener la mayor distribución de vacunas que ocurrió a partir de hace dos semanas, y hoy en las secretarías estatales de salud, casi en todas las unidades, y se está distribuyendo ya activamente; entonces, en los próximos pocos días podemos decir en todo el sector.

Detalló que todos los años en México existen cerca de 15 a 18 mil muertes por influenza y neumonía.

“Es una realidad que tenemos que estar preparados para todos los años para saber que existirá a pesar de todos los esfuerzos que se puedan hacer por detectar oportunamente la enfermedad y dar el tratamiento oportuno”.

Recalcó que la vacuna contra la influenza no pretende disminuir la velocidad de transmisión, la cantidad de casos, sino que “lo que pretende es disminuir la probabilidad, el riesgo de que personas que estén infectadas por el virus influenza se compliquen, que requieran hospitalización o incluso que mueran. Esa es la utilidad de la vacuna”.

Informó que estas vacunas la Secretaría de Salud las compró a la empresa paraestatal Biológicos y Reactivos de México (Birmex) “y a su vez, en virtud de un contrato multianual que fue establecido en 2015, es decir, en el sexenio pasado hay una compañía francesa, Sanofi-Pasteur que abastece estas vacunas para la Secretaría de Salud”.